, ,

Aparadora de Calzado

Aparadora de Calzado.

Continuamos esta semana contando las historias de nuestros protagonistas de la Industria del calzado, en esta ocasión os presentamos a una aparadora con una larga trayectoria profesional, ella es Aurelia. Actualmente es la encargada de la sección de aparado de una importante empresa de calzado de Elda.

Aurelia. Historia de una aparadora del Calzado

Cuando vemos un zapato, seguramente no podamos ver más allá de un simple artículo de moda,  pero la creación de un zapato tiene un fondo mucho más profundo de lo que podemos imaginar.  Se necesita mucha mano de obra cualificada para desarrollar el calzado que llevamos hoy en día, manos como las de la protagonista de esta historia, nuestra aparadora Aurelia.

Aurelia creció en una familia humilde, siendo la mayor de sus cinco hermanos. Desde niña, observaba a su madre como trabajaba en casa, en una pequeña vivienda de planta baja en el conocido barrio llamado “La Prosperidad” de la ciudad de Elda.

Barrio de la prosperidad Elda

 

Despertaba muy temprano, cuando todavía no había amanecido con el ruido de una máquina de coser, que parecía incansable. El olor a piel y “cemen” (un tipo de adhesivo que se utiliza para los trabajos de aparado), inundaban la estancia donde su madre pasaba horas y horas cosiendo zapatos. Aurelia, que era muy observadora, veía a su madre como una heroína, pues era capaz de crear de trozos de pieles lo que después sería un precioso zapato.

 

Como si fuera un puzzle, Aurelia siempre se imaginó realizando ese trabajo.

 

Fue su inquietud y ganas de aprender, lo que hizo que nuestra protagonista pronto aprendiera los trabajos manuales propios de una aparadora de calzado, en concreto trabajos comunes de aparado como son poner de cinta, doblar el vuelto, rayar costuras,… hasta que aprendió a usar la máquina de coser.

 

Si quieres saber más sobre los trabajos de la sección de aparado, te aconsejamos que leas el post que publicamos el año pasado sobre el proceso de fabricación del zapato de señora, modelo Amalín,  de la marca LODI.

 

Los inicios con la máquina de aparar.

Sus primeros días utilizando la máquina de aparar no fueron extraordinarios, pues como todos los comienzos, se equivocó varias veces con las costuras, y le tocó descoser y coser más de una vez, pero ella nunca perdió las ganas de hacer lo mismo que su madre, coser zapatos a máquina.

Aparado a máquina.

 

Con 16 años convenció a su madre para empezar a trabajar en una fábrica.

Cómo avanzar y crecer dentro del mundo del aparado…

Aurelia se dio cuenta que si entraba en una de esas naves repletas de máquinas de aparado podría desarrollar todavía más sus habilidades como aparadora. Pronto su madre encontró una pequeña fábrica cerca de casa para Aurelia, y fue allí donde pudo aprender todo el proceso productivo del zapato.

Dada la gran habilidad que tenía nuestra joven protagonista con el uso de la máquina de coser y el resto de trabajos manuales, pronto se convirtió en la encargada de realizar la gran mayoría de las muestras de calzado.

Aurelia, estaba encantada con este nuevo puesto de trabajo, ya que le permitía inspeccionar cada milímetro de zapato hasta que quedara perfecto. Una vez, que Aurelia terminaba la muestra, explicaba al resto de trabajadoras cómo hacer cada parte del zapato.

Tan sólo con 22 años, era capaz de responsabilizarse del proceso de cosido y pegado del chanclo del zapato, algo que le apasionaba, puesto que cada día de trabajo desarrollaba técnicas diferentes.

Encargada de aparado

 

Aurelia, ha conocido en primera persona como el proceso de fabricación del calzado ha evolucionado con los años.

 

Con el tiempo, esta joven aparadora de calzado fue mejorando muchas de las técnicas con las nuevas tecnologías y disminuyendo el tiempo que se dedicaba a cada tarea del proceso de aparado. Los clientes, en su gran parte americanos, cada vez eran más exigente, y solicitaban un acabado perfecto, por lo que Aurelia cada día tenía que agudizar su ingenio para conseguir con sus manos el acabado solicitado por los clientes.

 

Su profesionalidad hizo que se convirtiera en encargada de sección.

Su capacidad de adaptación y su profesionalidad, pronto la convirtieron en la encargada de la sección de aparado.

Como su puesto indica, Aurelia era la responsable de organizar el proceso de pegado y cosido del chanclo de los zapatos, así como de revisar cada una de las partidas que se hacían.  Llegó a tener a su cargo,  8 aparadoras de mano y 16 aparadoras de máquina.

Su amor por la perfección le llevó a tener tanto amigas como enemigas, ya que no todas las aparadoras fueron capaces de soportar la presión que Aurelia exigía en el trabajo.

Una presión que no era sólo cosa de nuestra protagonista, era algo que venía desde arriba, desde la cúpula de la empresa y exigido por el cliente. Un cliente final mucho más exigente, que buscaba un zapato de alta calidad a un precio competitivo.

Sección de aparado de calzado

 

En muchas ocasiones, Aurelia quiso tirar la toalla, pero su pasión por el mundo del zapato siempre le sacaba una sonrisa cada vez que entraba a la fábrica de zapatos. Amar lo que hacía y ser exigente con el resultado, le ha convertido en una de las mejores encargadas de aparado del sector calzado.

Mas sobre la historia del proceso de fabricación y de los trabajadores del calzado.

Si las historias de nuestros amigos Paco el cortador y Aurelia la aparadora de calzado te han impactado o te han llegado adentro, espera a conocer al resto de nuestros protagonistas. La semana que viene hablaremos de Juan, un empresario que perdió su empresa de calzado y que después de varios años en el paro se ha tenido que reinventar en montador de zapatos.

 

Si estás buscando formarte en diseño de calzado puedes encontrar lo que necesitas en nuestros cursos online de diseño de calzado. Desarrolla tu faceta creativa con ayuda de nuestros tutores y haz de tu pasión, tu futuro.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *